La nueva concienciación que hay en la sociedad sobre el cambio climático está provocando que tanto agentes públicos como privados reaccionen y contribuyan al retroceso del mismo. De esta forma, se han generado investigaciones en numerosos ámbitos para trabajar por un mundo con un futuro mucho más sensible y sostenible con el medioambiente. Desde esta perspectiva nacen los estándares passivhaus, una forma de trabajar en el ahorro de la energía de una construcción.

En Iberoelectra, como comercializadora eléctrica para empresas y pymes, sabemos las diferentes formas de ahorrar energía en una vivienda o empresa como también el beneficio medioambiental y las posibilidades que te pueden ofrecer las viviendas passivhaus. ¿Quieres conocerlas? ¡Sigue leyendo que empezamos!

¿Qué son las casas passivhaus? 

Antes de empezar, es importante conocer qué son las casas passivhaus, para poder ver todos los beneficios que se extraen en el fomento y construcción de las mismas.

El estándar passivhaus es un modelo de eficiencia energética que se fundó en 1996 por el Doctor en física y astronomía, Wolgang Feist. Se trata de uno de los modelos más avanzados del mundo que ponen el foco de atención en la energía sostenible.

Las casas passivhaus están definidas por las condiciones de su funcionamiento, las cuales tienen que garantizar el cumplimiento de una serie de características que provocan el bajo consumo energético. Entre esas características encontramos el ahorro de energía y el aislamiento térmico y acústico de la vivienda.

Claves del estándar Passivhaus 

Como mencionábamos, las claves o principios básicos más destacados para calificar los estándares passivhaus en un edificio, consiguiendo así conseguir los máximos requerimientos energéticos son:

  • Diseño arquitectónico bioclimático: es el diseño que tiene en cuenta las condiciones climáticas donde se halla el edificio para poder aprovechar los recursos disponibles.
  • Aislamiento térmico alto: utilizar materiales aislantes térmicos para así conseguir que una construcción tenga resistencia con el paso del calor o del frío.
  • Ausencia de puentes térmicos: son puntos que normalmente se encuentran en la fachada o tejado de un edificio y que están hechos de materiales conductores, lo que provoca la trasmisión más fácilmente del calor que en otras superficies.
  • Puertas y ventanas del edificio con altas prestaciones o passivhaus: de esta forma no existiría una diferencia de temperatura significativa entre áreas de un edificio cercanas a las mismas, consiguiendo el prescindir de radiadores u otros aparatos térmicos.
  • Adecuación de la hermeticidad y estanquidad: ambos conceptos quieren conseguir que no hayan fugas en una vivienda, tanto de calor como de partículas líquidas.
  • Control de ventilación que incluya un sistema de recuperación de calor: consiguiendo volver a tener el aire climatizado de un espacio.

En el mundo ya hay miles de construcciones realizadas bajo estos estándares y, sin ir muy lejos, en España se encuentra el edificio más alto construido bajo los estándares passivhaus, se llama Torre Bolueta, está en Bilbao y cuenta con 88 metros de altura.

Fuente: Imagen extraída de Europapress.es

¿Qué beneficios tienen las viviendas passivhaus? 

Las viviendas passivhaus tiene numerosas garantías y todas miran por el respeto del medio ambiente a través del ahorro energético, como también el lograr edificios más eficientes y aprovechar los recursos naturales para el beneficio unipersonal.

Una de las principales características de los estándares passivhaus es lograr que el confort del interior y la mejora de la calidad del aire se consiga con un consumo de la vivienda bajo. A través de las casas pasivas es posible reducir la demanda energía una décima parte por encima de los edificios convencionales, permitiendo un suministro de energía renovable. Además, una vivienda passivhaus reduce las emisiones de CO2 entre un 70% y 90%, por lo que el respeto por el medio ambiente es mucho mayor.

Para lograr que tu empresa o vivienda tenga la certificación del estándar passivhaus es necesario por un lado, cumplirlos y por otro, pasar las pruebas técnicas que lleva a cabo PEP (Plataforma de Edificación Passivhaus), y que te certifica con la etiqueta passivhaus.

Como todo, para poder llevar a cabo un proyecto arquitectónico bajo los criterios passivhaus hay algunos condicionantes a tener en cuenta. Pero es un punto a favor para todos los agentes que forman parte de la industria de la construcción y, por ende, para la sociedad.

También es importante conocer las claves para el ahorro energético, tanto de tu vivienda como de tu empresa, ya que lo notarás en tu bolsillo y, como no, es un beneficio medioambiental muy importante ante la situación actual.

Si estás pensando en empezar a ahorrar en tu negocio gracias a la energía eléctrica, contacta con nosotros, estaremos encantados de ayudarte a conseguirlo gracias a nuestra atención personalizada.